jueves, 27 de noviembre de 2008

UN CAFECITO CON...

Por: Lic. Imelda Torres Sandoval

Hola estimados lectores, como todos los jueves aquí estamos para comentar nuestras impresiones de la charla que el equipo de Vaxtuxpan sostuvimos con el Biólogo José Luis Alanís Méndez, catedrático de la Universidad Veracruzana Plantel Tuxpan, Ver.

Resultaron muy interesantes los temas planteados por el maestro José Luis Alanís Méndez, quien actualmente cursa el Doctorado en Ciencias Ambientales en la Universidad Politécnica de Valencia, España, por lo que hablamos acerca de cambio climático, educación ambiental y protección a nuestro medio ambiente.

A pregunta expresa de Vaxtuxpan de que opina acerca del Derecho Ambiental en México, el catedrático mencionó que la legislación ecológica es emergente y dispersa, además de que existe mucho desconocimiento de las normas oficiales para la protección del medio ambiente en nuestro país. Mencionó también que es Argentina uno de los países que cuenta con una legislación adecuada en materia ambiental y que nos podría servir de referencia, como derecho comparado, para adecuar y mejorar nuestra legislación interna con fines a lograr una mejor protecciones de nuestros sistemas ambientales. Hace falta legislar en materia de derecho ambiental para la adecuada protección y aprovechamiento de los sistemas naturales con base en un verdadero desarrollo sustentable, puntualizó nuestro entrevistado.

José Luis Analís Méndez resaltó también que los sistemas naturales deben ser considerados fuera de los límites políticos. Es decir, que la biodiversidad no debe ser limitada por determinado territorio o frontera, y aunque dichos espacios naturales protegidos cuenten con propietario, la población debe ser orientada y educada para incorparorlas a verdaderas acciones de aprovechamiento sustentable de sus recursos, promoviendo la creación de Unidades de Manejo Ambiental (UMAS) y otras formas de explotación racional de los recursos naturales.

Al ser cuestionado acerca de ¿qué medidas propondría para evitar el deterioro y daño a nuestro medio ambiente?, José Luis Alanís comentó que no existe, en general, una cultura de preservación al medio ambiente, y que es necesario y urgente que se promuevan programas permanentes de educación ambiental. Señaló como ejemplo que, en Tuxpan, no existe una adecuada difusión de la función y protección que merecen los sistemas naturales que nos rodean: el Río Tuxpan, los Manglares y el Sistema Arrecifal de la Isla de Lobos. El propone que se aprovechen los convenios que existen con la Secretaria de Educación y Cultura, en Veracruz, con la propia Universidad Veracruzana y con cada uno de los municipios de la entidad, para generar una cultura de apropiación de nuestros sistemas naturales, a través de una verdadera gestión ambiental.

Por último, comentó que hay que aprovechar las experiencias de otros países sobre el cuidado del medio ambiente, ya que por el tuvo la oportunidad de visitar Costa Rica hace tres semanas, donde pudo darse cuenta que este país, aunque es muy pequeño en comparación con México, tiene una excelente administración de sus recursos naturales, señalando que existe una verdaera política pública de conservación de sus áreas naturales, así como programas permanentes de reclicado y reutilización de residuos.

Esperamos que a nuestros amigos se les haya despertado el interés por la protección a nuestro medio ambiente, sugiriéndoles que busquen mas información sobre el calentamiento global y los protocolos y convenios internacionales que México ha suscrito para la preservación de sus recursos naturales, como lo son el Protoloco de Kioto y el Convenio Ramsar.El Protocolo de Kioto se trata de un acuerdo jurídicamente vinculante cuyo objetivo es que, en el período 2008-2012, los países industrializados reduzcan sus emisiones colectivas de gases que causan el efecto de invernadero en un 5,2%, respecto a 1990. (calentamiento global). Se cree que este efecto está provocando, al menos en parte, el aumento de la temperatura del planeta.
El acuerdo fue suscrito en la ciudad japonesa de Kioto el 10 de diciembre de 1997. Entonces 34 países industrializados, la mayor parte de ellos europeos, se comprometieron a cumplir determinadas metas. Para que el protocolo entrara en vigor, tenía que ser ratificado por los países industrializados causantes del 55% de las emisiones de estos gases.
Cuatro de los 34 países originales no lo han ratificado: Estados Unidos (responsable por el 36,1% de las emisiones entre los países industrializados en 1990), Australia (2,1%), Liechtenstein (0,001%) y Mónaco (0,001%). El Convenio de Ramsar, o Convención relativa a los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitats de Aves Acuáticas, fue firmado en la ciudad de Ramsar, Irán, el 2 de febrero de 1971 y entró en vigor en 1975. Actualmente (diciembre de 2000) cuenta con 123 Partes Contratantes (Estados miembros) en todo el mundo. México es un de esos países contratantes. Este acuerdo internacional es el único de los modernos convenios en materia de medio ambiente que se centra en un ecosistema específico, los humedales, y aunque en origen su principal objetivo estaba orientado a la conservación y uso racional en relación a las aves acuáticas, actualmente reconoce la importancia de estos ecosistemas como fundamentales en la conservación global y el uso sostenible de la biodiversidad, con importantes funciones (regulación de la fase continental del ciclo hidrológico, recarga de acuíferos, estabilización del clima local), valores (recursos biológicos, pesquerías, suministro de agua) y atributos (refugio de diversidad biológica, patrimonio cultural, usos tradicionales).

Hasta el próximo cafecito.